Pocherighe es una biblioteca, una universidad y un centro de estudios. Es un centro de trabajo internacional, y quien participa en él ha decidido encontrarse, al menos una vez al año, en Italia, tierra donde ha nacido la idea de dar vida a este espacio que es la expresión de una amistad ideal y de un trabajo cultural que ya existe entre nosotros, aun si vivimos en países y culturas diferentes y lejanas.


Como biblioteca, Pocherigue quisiera salvar del mare magnum del actual desorden cultural todo (y sólo) aquello que, en el pasado y en el presente, consideramos tenga un valor eterno, y no se deba, por lo tanto, perder u olvidar.


Como universidad, Pocherighe quisiera incitar a una búsqueda que no tenga ninguna finalidad lucrativa ni sea bloqueada por la competitividad inducida por el deseo, por la obligación o por la necesidad de hacer carrera. Trabajamos por un tipo de encuentro y método cultural que no sea indolente, y que pueda ayudar, sostener y también promover acciones, presencias e intervenciones que busquen construir un mundo más humano y más justo.


Como centro de estudios, Pocherighe quisiera liberarnos, poco a poco, del academicismo al que nos han acostumbrado las universidades en las que hemos que tenido que estudiar. Deseamos conservar aquella sagrada curiosidad que nos permita escuchar, conocer, juzgar y trasmitir un saber con gratuidad y profundidad. Deseamos seguir maravillándonos de lo que encontramos. Deseamos decir que no a lo que consideramos irrespetuoso para el hombre y su dignidad o que nos parece nocivo o inútil. Deseamos decir que no a todo lo que nace de la superficialidad, de la aproximación y del cinismo (tres palabras sobre las que es importante reflexionar y discutir, para poder precisar su significado). Deseamos poner en común nuestras investigaciones, sin venderlas, malbaratarlas o reducirlas a un bien de consumo o de intercambio. Deseamos no perder nunca el deseo de ser justos cuando equivocamos la elección o el juicio. Deseamos que el estudio no sea reducido a una experiencia individual que tienda a la fama o al egotismo y que, por lo tanto, se ha hecho juntos, sin miedos ni cerrazones. En pocas palabras y en pocherighe: deseamos que el estudio sea para nosotros algo totalmente diferente de lo que hemos conocido en la escuela, en la universidad, en los congresos y en los encuentros culturales en los que hemos participado como estudiantes o como docentes universitarios; deseamos que el estudio esté lleno de aquella vida que hemos aprendido en estos años de trabajo común.